Seleccionar página

 

~ El Maestro Jesus ~

 

Probablemente ninguna personalidad en el mundo occidental haya llegado a ser tan conocida, como la figura del maestro Jesús. Aún cuando los hechos por los que se le conocen ocurrieron hace ya mas de 2.000 años y las fuentes de las que provienen estos conocimientos, son difusas y poco rigurosas en términos históricos. Aún así, comparativamente son pocas las personas que ponen en duda su existencia y es una realidad indesmentible la trascendencia que ha tenido en el pensamiento colectivo y en la conducta y el desarrollo de la sociedad del mundo occidental.

Se dice que en la actualidad aproximadamente mil trescientos millones de personas son creyentes o cristianas, pertenecientes a alguna de las distintas ramas o denominaciones que se han ido generado a lo largo de la historia. De esa enorme cifra, sin embargo, son muy pocas las personas que comprenden en profundidad, y menos aún, las que ponen en práctica las enseñanzas que trajo a la humanidad el maestro Jesús. Las que fundamentalmente no difieren grandemente de las verdades y las enseñanzas universales que nos han traído otros maestros de diferentes tradiciones tanto en el pasado, como en el presente.

Hay muchas razones para esto, pero quizás, la principal tiene que ver con la distorsión, la errada interpretación y la manipulación intencional de los documentos originales, por parte de los poderes y los velados intereses de quienes se apropiaron de su mensaje. Como asimismo, a las rígidas, estrechas y limitadas doctrinas que se crearon y establecieron en torno a su figura.

Y entonces tenemos, que la mayoría de las personas hemos recibido esta información a través de las diversas ramificaciones que se fueron generado de la raíz original del cristianismo primitivo, tales como iglesias, sistemas educacionales, doctrinas religiosas, patrones familiares u otras. En términos generales, se desconoce que dichas informaciones en muchos casos, carecen de veracidad, no se corresponden con la realidad, y que fueron incorporadas a las escrituras y difundidas varios siglos luego de que los hechos históricos tuvieron lugar.

En la sabiduría metafísica o esotérica, la figura de Jesús es vista como un gran Avatar o Maestro Perfecto. Dicha comprensión dista mucho del conocimiento mas elemental y rudimentario que poseen las grandes mayorías, las que en su gran medida aún le rezan a una figura crucificada, sangrante y llena de sufrimiento. Y además escuchan regularmente las prédicas y los sermones de sacerdotes, que en buena medida tienen conocimientos y entendimientos muy básicos y primarios de lo que son las verdaderas leyes espirituales.

Todo esto nos lleva a que la doctrina del cristianismo, con su interpretación literal y en muchos casos infantil de las sagradas escrituras que la nutren, sea parte importante en la distorsión y la errada comprensión del mensaje y la misión que cumplió el maestro Jesús en dicha encarnación. En todas las tradiciones, las escrituras, los mitos o las leyendas de los mundos antiguos, es algo absolutamente sabido por las mentes mas adelantadas, que todas ellas son meras representaciones metafóricas o alegorías de las eternas verdades espirituales. Y que como tales, estas deben ser necesariamente entendidas y asimiladas con la mente abierta, con discernimiento, intuición, y con el corazón abierto y receptivo.

El verdadero Amor, es la frecuencia vibratoria mas elevada en todo el universo, la cual sostiene y nutre la creación divina en todos los planos y dimensiones, tanto en la tierra como en el cosmos. En esa bendita y profunda palabra, se puede sintetizar la totalidad del mensaje de Jesús.

El día que aprendamos a amar a Dios, amar al prójimo, y también a nosotros mismos; los seres humanos daremos un gran paso en nuestro propio proceso evolutivo. Para llegar a experimentar esa hermosa vibración es muy necesario llevar una vida ordenada, con autodisciplina, moderación, control de los sentidos, y procurando desarrollar nuestras mejores virtudes y cualidades. Y naturalmente, en lo posible bajo la guía de un auténtico y genuino maestro, tal como lo fue y lo sigue siendo el Divino Maestro Jesús.

 

~Águila Blanca ~

 

jesus-orando-o_jerusalem_525-1

 
 
 Muchas gracias por visitar el blog .
Con todo respeto, si te gustó el artículo, me haces un gran favor compartiéndolo ~
 
~ Namaste ~