Seleccionar página

 

~ Tiempos de Despertar ~

 

Alguna vez le escuché a un maestro una frase que me hizo reflexionar profundamente. La frase expresaba mas o menos lo siguiente: “ En el mundo hay tres tipos de personas. Las que hacen que los cambios ocurran, las que observan lo que está ocurriendo y las que nunca se dan cuenta de que algo está ocurriendo “. 

Comparativamente, en el primer grupo se encuentran los auténticos líderes, los maestros, los sabios y todos aquellos quienes hacen que el mundo progrese y evolucione espiritualmente. En el segundo lugar, se encuentran aquellos que luchan por despertar, pero aún se hayan atados al mundo de los apegos, los deseos de naturaleza egoísta y al mundo transitorio y vano de las ilusiones. Finalmente, en el tercer lugar se encuentran lo que se denomina las masas, lo que incluye a todos aquellos quienes se encuentran dormidos y esclavizados por las consecuencias de los miedos, la ignorancia espiritual, la falta de identidad propia, y a menudo se caracterizan por los extremos propios del ateísmo o la fe ciega.

Naturalmente, tal división es solo una alegoría que simboliza diferentes estados o grados de comprensión y adelanto espiritual. Cada alma experimenta diversos niveles, los que que en la medida en que gradualmente vamos superando nos hacen movernos hacia niveles de mayor comprensión, discernimiento y Consciencia.

Los del primer grupo, son quienes tienen mayor responsabilidad, y es precisamente a quienes mas se les pide y se les exige. Ya que con su Luz y su claridad, invariablemente hacen que los niveles inferiores también progresen y se muevan en forma ascendente.

En modo alguno ello significa algún grado de superioridad respecto del resto, sino mas bien, diferenciación de grado evolutivo. Lo cual se manifiesta a través del incremento de sentimientos y virtudes celestiales, como la humildad, la nobleza, la bondad, la generosidad y la compasión hacia todos los seres. Sin importar castas, religiones, orígenes o creencias, ya que saben muy bien que la humanidad es toda, una gran familia.

Afortunadamente, hoy podemos ver una mayor comprensión social mas clara y veraz, de que es lo que está ocurriendo en la tierra. Hoy en día, mas y mas personas están pudiendo darse cuenta, y relacionar todos los devastadores efectos causados por las energías negativas resultantes de las nefastas consecuencias de los comportamientos aberrantes y las conductas inconscientes e irracionales.

Desde lo menor se llega a lo mayor, y desde lo individual a lo colectivo. Dios quiera, que algún día no muy lejano volvamos a recordar lo que muy bien sabían y conocían nuestro abuelos y nuestro ancianos de los pueblos originarios. Y entonces la humanidad, despertará del largo sueño de la ceguera y la ignorancia espiritual, y eventualmente llegará a caminar de la mano en Paz, Armonía, Fraternidad y Contento.