Seleccionar página

 

~ Remover y Superar los Obstáculos Propios de las Tendencias e Inclinaciones Negativas  ~

 

Superar las tendencias negativas como la envidia, los celos, la ira, la arrogancia, el egoísmo o la falsedad, son algo absolutamente ineludible en cuento al objetivo de llegar a ser mejores personas. Todas ellas son muy perjudiciales, causan severos daños e impiden el progreso y la evolución de cualquier ser humano, transformándose de paso, en la fuente de todo tipo de enfermedades, miseria y ruindad, tanto en el plano físico como en el espiritual. Cuando nuestro espíritu se alimenta o se nutre de cualquiera de ellas, se contamina y envenena, atándose inexorablemente a sentimientos y emociones inferiores, tales como la infelicidad, la frustración, el stress o la falta de paz y armonía.

Para superar dichas tendencias o inclinaciones negativas, necesariamente debemos empezar con el reconocimiento de las mismas en la estructura de nuestra propia personalidad. Lo que implica la revisión y el análisis objetivo de las ideas y conceptos que podamos tener acerca de nosotros mismos; algo que por lo general resulta difícil y complejo. Aún así, dicha meta en modo alguno es algo imposible, si es que la abordamos con Consciencia, Determinación, Valentía, y sobretodo, con humilde auto Sinceridad. 

Por regla general, todas las personas padecemos este tipo de males en diferentes proporciones, y desde luego, somos muy propicios a reaccionar en forma negativa e incluso violenta e irracional ante la menor muestra o crítica de parte de quienes nos las señalan; aún cuando estas puedan venir de personas cercanas, queridas y que lo hagan con las mejores intenciones.

Detrás de cualquier comportamiento o actitud de este tipo, siempre nos encontraremos cara cara con la figura del ego inferior. Entendiendo por esto, la edificación y el amoldamiento con que se ha ido estructurando la personalidad, producto de infinidad de situaciones y experiencias que nos han acompañado a lo largo de la experiencia en el cuerpo físico; tanto en esta vida, como en las anteriores. Por lo tanto en este punto, es de vital importancia el comprender en forma correcta el funcionamiento de la Ley del Karma o ley de causa y efecto. Ya que ello nos permite el comprender que finalmente cada uno es el responsable y el arquitecto de su propio destino. 

Mayoritariamente el sufrimiento, el dolor y las aflicciones en el ser humano, provienen de la ignorancia espiritual, así como de la violación sistemática y constante de las leyes divinas. Todo ello, nos conduce inequívocamente a la frustración, la falta de equilibrio, el mal discernimiento y la intranquilidad mental. En dichos estados de naturaleza negativa, proliferan y se expanden en forma expedita todas las inclinaciones y tendencias negativas descritas en el párrafo inicial. Una forma muy efectiva y eficiente, para confrontar este tipo de situaciones, consiste simplemente en invertir la polaridad. 

Por ejemplo, si la envidia nos corroe el alma, podemos neutralizar sus efectos negativos focalizándonos en en el florecimiento de los atributos o cualidades opuestas, tales como la nobleza, la admiración, la caridad o el altruismo. En el caso de los celos, podemos centrarnos en nuestro crecimiento y desarrollo interior, ya que eso fortalece la autoconfianza, la fe interna y la autoestima. El proceder de esta forma, nos aleja del  del miedo y la inseguridad, que son las emociones y los sentimientos subconscientes donde indefectiblemente encuentran su raíz los comportamientos de este tipo.

La Ira, se combate muy eficientemente, impulsándonos a realizar actividades que promueven la Paz, el Amor y la tranquilidad interior, tales como la meditación, la auto reflexión, la práctica de ejercicios psicofísicos como el yoga o el tai chi, el escuchar la voz de los maestros o la lectura de libros sagrados e inspiradores. La arrogancia puede combatirse en forma muy efectiva, propiciando y sembrando en nuestro Ser, las semillas de las cualidades o virtudes de la sencillez, la humildad, la empatía, el respeto, la tolerancia y el bien común.

En el caso del egoísmo, podemos impulsar el crecimiento y la expansión de los sentimientos que nos generan actitudes de nobleza, desprendimiento, generosidad y compasión. En tanto que a la falsedad podemos oponer el apego a la verdad, y el compromiso con la autenticidad y la fidelidad. Y así, con imaginación y buena fe, podemos trabajar sobre todas las tendencias e inclinaciones que desfavorecen y entorpecen el progreso y la expansión de la Consciencia.

Finalmente, el progreso y el avance en la evolución personal, es proporcional al esfuerzo, la dedicación,  el esmero y la sinceridad con que llevemos adelante nuestra práctica espiritual. Sin práctica, no hay progreso, así de claro y sencillo. Y desde luego, eso incluye el trabajar arduamente y con infinita paciencia en la corrección de todos aquellos aspectos negativos que ensombrecen y no permiten el ascenso y el avance en la senda del corazón. Como dice el viejo y sabio refrán ” caminando paso a paso se camina muy lejos “.  

Sustituir, Suprimir y Sublimar es una excelente fórmula para abordar exitosamente la tarea de la superación de los obstáculos propios de las tendencias e inclinaciones negativas.  De ese modo nos permitimos avanzar en nuestro camino evolutivo, y en forma natural y espontánea, nos expandimos en el brillo de la Luz Interior. Dando de paso, el ejemplo y la inspiración a otros para proceder de la misma manera.

Lord Ganesha, la deidad que ilustra el presente artículo, es una  representación del perfecto equilibrio entre las polaridades masculina y femenina, y se le considera como el aspecto de la Divinidad, que nos ayuda a eliminar y remover  todos los obstáculos propios  del camino del ser humano. Que el señor Lord Ganesha, nos otorgue sus dulces bendiciones, propiciando la prosperidad, la buena fortuna y la Gloria de Dios en nuestros corazones.

~ Om Namo Ganeshaya Namah ~

 

Jorge Herreros
https://aguilablancandina.com
www.facebook.com/jorge.herreros.98