Seleccionar página

.

~ Pueblos Originarios de América ~

En los pueblos originarios de América, históricamente los grandes jefes y líderes que dirigieron y guiaron los destinos de sus naciones, siempre fueron escogidos de entre los individuos mas sabios, prudentes y juiciosos, así como por sus altos valores éticos y morales. Donde desde luego, el respeto por el Creador, la madre naturaleza, sus tradiciones y formas culturales, así como el respeto por la vida en sus diferentes formas, se contaban entre las piedras angulares en que se sostenían la prosperidad y el progreso de sus sociedades. Transformándose de paso en modelos ejemplares para los niños y los jóvenes que habrían de sucederles en tiempos venideros.

.

Dicho líderes se caracterizaban por el respeto y la consideración hacia el mundo de los mayores, y particularmente hacia los ancianos y los enfermos, así como por hablar lo justo y necesario. Cuando hablaban lo hacían desde el corazón, con un alto concepto del honor, y con palabras sabias, verdaderas y nobles. Las que tenían amplia resonancia en el canto de las aves, en el eco de los cerros y en el murmullo de los arroyos cristalinos. Además eran expertos conocedores de la ciencia del misterio del silencio, así como grandes observadores de todos los fenómenos y los lenguajes en que nos habla la madre naturaleza.

Se caracterizaban por sus inmensas capacidades intuitivas, el buen discernimiento y la inteligencia emocional, por lo que eran capaces de resolver y zanjar sus disputas y diferencias, siempre con códigos de respeto, tolerancia y reverencia hacia quien tenían por delante.

Algo tan diferente y contrario a lo que vemos en estos días en las clases dirigentes del mundo político, en las que mayoritariamente priman los intereses mezquinos, las ambiciones personales, y las descalificaciones mutuas. Donde reina la frivolidad, el mal gusto y toda clase de tendencias y características negativas, como la corrupción, la falsedad, el egoísmo, la envidia y la ira. El patético y vergonzoso espectáculo que nos brindan a diario la mayoría de los líderes y gobernantes del mundo actual, desafortunadamente son el fiel reflejo de los valores, tendencias, inclinaciones y costumbres de las sociedades que ellos representan.

Si realmente queremos un mundo mejor para nosotros, nuestros hijos, nuestros semejantes y para la Madre Tierra, cambiar el paradigma imperante, constituye y exige de nuestra parte una enorme y seria responsabilidad. Primero en el nivel personal y luego en el colectivo, ya que sin lo primero no es posible lo segundo. No es posible cambiar el mundo externo, sin haberlo hecho antes en el mundo interno.

~ Águila Blanca ~

Jorge Herreros https://aguilablancandina.com/ www.facebook.com/jorge.herreros.98