Seleccionar página

 

 

                   ~ Las 102 Hojas de Parra ~

 
Algunos meses atrás, el  5 de Septiembre recién pasado para ser mas exacto, el gran poeta Nicanor Parra cumplió 102 años de edad, hecho que pasó casi inadvertido para la prensa chilena, tan dada  a llenar páginas y espacios con noticias insulsas, personajes mediocres e irrelevantes y hechos poco trascendentes. Algo un tanto diferente a algunos medios extranjeros, donde goza de mucho mas reconocimiento y celebridad.
 
Escritor, poeta, anti-poeta, profesor, matemático, físico, sabio, pensador profundo, loco cuerdo, son algunos de los calificativos que podrían definir la identidad y el carácter de uno de los mas grandes personajes que ha dado Chile en los últimos tiempos. Aun cuando ello solo sirva para delinear algunos de los aspectos mas relevantes de este hombre especial, que con singular lucidez cruzó la barrera de los 102 años, un logro que muy pocos seres humanos alcanzan.
 
Perteneciente a una familia modesta, humilde y con raíces campesinas. Donde la música y el arte popular tenían un buen lugar, y que generó una inusual dinastía de grandes artistas, como el mismo, su hermanos Violeta y Eduardo, o sus sobrinos Nano e Isabel. Quienes tuvieron una gran relevancia en el mundo artístico y político del siglo pasado.
 
A temprana edad dejó la familia en el Sur  y viajó a Santiago, donde terminó la educación secundaria y mas tarde se graduó de profesor en matemáticas y física en el Instituto Pedagógico de la Universidad de Chile. Siendo el primero en su familia en llegar a esas alturas en lo referente a educación formal o académica.
 
Dotado de una inteligencia, sagacidad y talento muy fuera de lo común, y de gran espíritu aventurero, viajó primero a Estados Unidos y luego a Inglaterra. Lugar en que se nutrió de las nuevas corrientes de pensamiento, como el surrealismo, el psicoanálisis y las nuevas tendencias literarias. Antes de regresar a Chile, donde junto a personas como Enrique Lihn y Alejandro Jorodowsky, estuvieron a la vanguardia del mundo artístico, allá por la década de los años 50.
 
Muy a lo lejos se dan figuras como Nicanor Parra. Que solo con su presencia en el mundo hacen mover la conciencia colectiva hacia lugares de mayor expansión. No me caben dudas, que con unos cuantos como él, el sol brillaría mas alto y el mundo seria un mejor lugar para vivir.
 
Si bien ha recibido muchos premios tanto nacionales como internacionales por su vasta e importante obra literaria, la que a sido publicada y traducida a muchas lenguas extranjeras y de que es considerado por muchos como una de las figuras  actuales mas relevantes de la lengua española. Se ha sabido mantener lejos de las cámaras, las entrevistas y el mundo mediático, viviendo en privacidad, algo tan importante para la creatividad en los genios de su naturaleza. Los últimos años, según se sabe, los a pasado en forma tranquila y solitaria en su casa del litoral central, donde seguramente las empanadas, el pan amasado y el buen vino tinto habrán de haber ocupado un buen lugar.
 
Sin duda el premio Nobel de literatura, al que fue postulado en mas de alguna ocasión, le quedó pequeño. Ya que las alturas y las nuevas direcciones a las que llevó la poesía este grandioso anti poeta, están mucho mas allá de los estrechos convencionalismos en que se mueve  la academia sueca. Es algo así como querer poner la ropa de un niño en el cuerpo de un hombre grande. 
 
Al igual que Pablo Neruda buscó su refugio en Isla Negra, el lo encontró en las Cruces, a las orillas de la inmensidad del Océano Pacífico. De lo que se puede inferir cuan inspiradora resulta la brisa costera, el vuelo de las gaviotas, la   azulada belleza del mar, las nubes arreboladas y los coloreados atardeceres, para la creatividad en seres dotados de tanta sensibilidad como ambos colosos del mundo de la literatura.
 
«De estatura mediana,
Con una voz ni delgada ni gruesa,
Hijo mayor de profesor primario
Y de una modista de trastienda,
Flaco de nacimiento 
Aunque devoto de la buena mesa; 
De mejillas escuálidas
Y de más bien abundantes orejas; (…)
Ni muy listo ni tonto de remate
Fui lo que fui: una mezcla
De vinagre y de aceite de comer 
Un embutido de ángel y bestia!»
 
Así se retrata a si mismo, en «Epitafio», uno de los primeros textos de Poemas y Anti poemas. Libro que desde su publicación en 1954, le granjeó amplio reconocimiento tanto a nivel nacional e como internacional.
 
A diferencia de un par de generaciones atrás, la juventud actual lee muy poco, y el mundo de la cultura les resulta extraño y poco atractivo. Al punto de que muchas personas en Chile jamás han leído o escuchado hablar acerca de Nicanor Parra, ni conocen la música de su extraordinaria hermana Violeta. 
 
Un mundo sin cultura, es un mundo sin raíz y un mundo sin raíz, difícilmente puede dar buenas semillas. Gracias a la Vida, que nos dio a esta bendita familia de artistas de tan eximio nivel.
 
Personajes como Nicanor Parra, a través de su arte y creatividad nos llevan a romper moldes y estructuras mentales limitadas y estrechas, y a darle importancia a la libertad de pensamiento. A conectarnos con nuestra propia intuición, y a surcar con la imaginación el infinito firmamento donde mora la Consciencia Cósmica, esperando que le demos la oportunidad de despertarnos a la realidad de dimensiones mas elevadas.
 

 

Image result for fotos de los hermanos violeta y nicanor parra