Seleccionar página

 

 

~ La Gran Purificación ~

 

El título del artículo, La Gran Purificación, es una metáfora o alegoría a los tiempos actuales, en que la Madre Tierra se está manifestando de una manera muy visible y evidente a través de diferentes formas. Lo que en en la práctica significa un aumento sustancial de diversos fenómenos de la naturaleza en una manera muy inusual y amplificada, principalmente tomando la forma de  terremotos, inundaciones, grandes fuegos o inmensas inundaciones. Cada uno de dichos fenómenos se están produciendo  en diferentes rincones del planeta, y desde luego tienen una correspondencia con cada uno de los elementos que conforman la vida en el planeta.

Vale decir, los elementos Tierra, Agua, Fuego y Aire. Quienquiera que le de una mirada seria y objetiva a las estadísticas respecto del progresivo y constante aumento de dichos fenómenos, particularmente en la actualidad, fácilmente podrá constatar  la veracidad de dichas afirmaciones.

Hay muchos ángulos y diferentes perspectivas para abordar lo que está ocurriendo hoy en día en la tierra. Bien sabemos de los aumentos sustanciales de la polución de las aguas, derivada de la compleja y extremada industrialización, el inmenso daño causado en la atmósfera por el uso de los combustibles fósiles, el agotamiento de las tierras fértiles  por el uso masivo de fertilizantes agro tóxicos o la abusiva y aberrante deforestación de los bosques. Y que decir de los devastadores efectos de las interminables y desgarradoras guerras, las bombas y la interminable escalada de  sufrimiento que todo eso conlleva, o bien, del infantilismo arrogante y perverso de los gobiernos llevando a delante sus agendas con el tema del armamento o la inmensa destrucción provocada por los experimentos nucleares. Y así, suma y sigue, ya que la lista es interminable en una combinación de factores, elementos y situaciones como nunca antes en la historia de la humanidad. Como resultado de todo esto, podemos ver  una impresionante aumento de la acumulación de energía negativa en el planeta, que la Madre Tierra se ve en la necesidad de transmutar a través de los fenómenos naturales antes citados.

La Madre Tierra es una extensión de los brazos divinos, la cual gentil y amorosamente a debido soportar todos los excesos, las discordias y las permanentes violaciones de las Leyes Cósmicas, producto de la extremada ignorancia, el egoísmo y el mal uso de la soberana ley del libre albedrío. 

En cualquier caso, siempre se puede ser positivo y pensar que detrás de todo esto hay una gran oportunidad, ya que finalmente todo descansa en las Manos de Dios. No es mucha la gente que cree realmente en esta afirmación fundamental y relevante, y dentro de la misma, mucha menos aún, la que en verdad no duda ni vacila ante los fundamentos de esta noble verdad. Cuando se tiene verdadera Fe en Dios, las desesperadas fauces de los miedos y los temores, así como el mundo ilusorio e irreal que les da vida ya no tienen cabida, y entonces, como consecuencia natural se desarrollan los sentimientos de  auto confianza en la gracia divina. De ahí, hay solo un paso para convertirse en un verdadero guerrero espiritual, lo que equivale a un Ser, que desde ese punto en adelante se transforma en un instrumento divino a través del cual se multiplica en forma espontánea la Luz y el Amor Divino.

Alguna vez le escuché a un maestro una frase que me hizo reflexionar profundamente. El dijo mas o menos lo siguiente: “ Hay tres tipos de personas. Las que hacen que los cambios ocurran, las que observan lo que está ocurriendo, y las que nunca se dan cuenta de que algo está ocurriendo “. Comparativamente, en el primer grupo se encuentran los líderes, los maestros, los sabios y todos aquellos que hacen que el mundo progrese y evolucione. En el segundo lugar, los que luchan por despertar, pero aún se encuentran atados a los apegos, los deseos y el mundo ilusorio. En el tercer caso, se encuentran, lo que se denomina las masas, lo que incluye a todos aquellos, quienes se encuentran dormidos y esclavizados por los miedos, la falta de autonomía e identidad propia, y se caracterizan por los extremos propios del ateísmo o la fe ciega. Naturalmente, es una alegoría, que simboliza diferentes estados de comprensión y adelanto espiritual, y que cada una tiene diversos niveles o grados, que cuando los vamos superando nos van llevando eventualmente a elevarnos hacia los grados mas elevados o superiores.

Los primeros son quienes tienen mayor responsabilidad y es precisamente a quienes mas se les pide y se les exige, ya que con sus progresos, invariablemente hacen que los niveles inferiores también progresen. En modo alguno ello significa algún grado de superioridad respecto del resto, sino mas bien, diferenciación de grado evolutivo. Lo cual se manifiesta a través del incremento de sentimientos y cualidades como la humildad, la bondad, la generosidad, el altruismo o la compasión, hacia todos los seres y todos los reinos; sin importar castas, religiones, orígenes o creencias. Por el contrario, en  las tendencias opuestas es donde encontramos la división, los juicios, las intolerancias, y en general todas las raíces que son las causas de todos los males y las miserias que vemos a diario en la tierra.

Cuando se llega a los extremos de ver a líderes y gobernantes arrogantes, que llenos de soberbia amenazan a sus pares con frases estúpidas y colmadas de brutal ignorancia tales como, “ borrar de la faz de la tierra o aniquilación total del enemigo ” , es que se hace tan necesario que mas y mas personas recuperen la sensatez y el equilibrio. De comprender que el presente de la humanidad es el fruto de las consecuencias del pasado de la misma, y que el futuro, necesariamente será consecuencia de las actos y acciones del presente. Y aquí es muy importante el comprender el efecto negativo y las implicancias perturbadoras que tienen en la consciencia colectiva, los ecos de  la enfermiza e irresponsable amplificación que encuentran en los medios de comunicación las desafortunadas frases de tales patéticos personajes.

De la misma forma, he podido comprobar personalmente el desastroso efecto post traumático que ha sufrido gran parte de la población en la región en que resido actualmente, luego del paso de los últimos huracanes. Mucha gente aún se encuentra aterrada no solo por el paso destructivo de los huracanes, sino que en mucho mayor medida por la forma desmedida e irresponsable en que los medios de comunicación abordan tales situaciones en un despliegue absolutamente irracional y descomedido en cuanto a generar pánico y terror en la población. Con un gasto ínfimo en relación a las fortunas que destinan a crear dicho pánico, se lograrían efectos muy positivos en la población, si es que las cadenas informativas actuaran y cumplieran su deber en en forma  seria y responsable.

Afortunadamente, hoy podemos ver un entendimiento y una comprensión social mas clara y veraz  de que es lo que está ocurriendo en la tierra en estos momentos. Últimamente mas y mas personas están pudiendo darse cuenta y relacionar todos los eventos naturales, con los devastadores efectos de la infinidad de formas negativas que toman las formas inconscientes de todos los actos irracionales y aberrantes de los comportamientos errados. Desde lo menor se llega a lo mayor, desde lo individual se llega a lo colectivo. Algún día no muy lejano volveremos a recordar lo que muy bien sabían y conocían nuestro abuelos y nuestro ancianos de los pueblos originarios.

A eso precisamente es lo que apunta el titulo del artículo, La Gran Purificación. Lo que implica una gran limpieza energética y física en todos los niveles, simbolizada en los cuatro elementos [ Tierra, Agua, Fuego y Aire ], así como del quinto elemento, conocido como el Eter, del que proceden y  resultan dichos elementos, así como todas las combinaciones de los mismos; y que conforman la sustancia del cuerpo de la Madre Tierra. Por lo tanto, y desde una óptica optimista y positiva, como mencionamos al principio del artículo, podemos ver el aumento sistemático y progresivo de la acción de los  terremotos, las inundaciones, los grandes fuegos, y los huracanes,  como una manifestación de una Gran Purificación. No solo del planeta, sino también de nosotros mismos, como legítimos hijos de la Madre Tierra. El día que podamos vernos en esa forma, daremos un gran paso, y ya no será tan lejano el imaginarnos en un nuevo tiempo y en una Nueva Era.

 

En la Tierra, en el Universo y en el Cosmos, todo es Vibración.

En la flor, en la piedra y en el árbol, todo es Vibración

En el Corazón del Hombre, todo es  Vibración.

Nuestra respiración, es Vibración

El eterno OM, es total Vibración

La Madre Tierra eleva su Vibración,

Para que Tu, Yo y Nosotros, recordemos que somos Vibración.

El Amor verdadero e incondicional, es la mas elevada manifestación

de tal Vibración .

 

Image result for madre tierra como un volcan

 https://aguilablancandina.com

                                          https://www.facebook.com/jorge.herreros.98