Seleccionar página

 

 

 
 ~ Memorias de un Evento que Simbolizó una Gran Transformación Social ~
 
Casi 50 años atrás, tuvo  lugar el festival de música rock mas famoso y multitudinario de la historia, en opinión de muchos, el mejor  que jamas se haya realizado. En una granja en Bethel, en el condado de Sullivan al norte de Nueva York, se reunieron aproximadamente medio millón de  personas, circunstancia que superó largamente las expectativas de los organizadores, quienes se vieron obligados a liberar las entradas, ya que de una manera impresionante llegaba y llegaba gente desde todos los rincones y lugares. Dicha situación quedó muy bien documentada y reflejada en la película testimonial del mismo nombre que inmortalizó el impresionante evento.
 
Para comprender este fenómeno es muy necesario precisar el contexto que vivía el mundo occidental en aquellos años, en que el movimiento hippie y la revolución de las flores habían calado hondamente en el sentimiento y el pensamiento  de una parte importante de la juventud.  Todo este fenómeno se había iniciado a principios de la década del sesenta, y estaba muy asociado a nuevas formas de exploración musical, a un nuevo concepto en el arte, y a una liberación nunca vista antes en torno a todo lo relativo a la sexualidad. Como también,  al uso extendido de la marihuana y otras sustancia psicodélicas, todo ello unido a un profundo sentimiento anti-belicista generado principalmente por la oposición pacífica  a la guerra de Vietnam.
 
Nunca antes la juventud se había levantado en tal forma frente al orden establecido, planteando nuevas formas de ver la vida y cuestionando todos los convencionalismos. La que abrazó y cultivó estos ideales,   pregonando nuevas formas, conductas y comportamientos, que tanto escandalizaron a las sociedades conservadoras de aquellos tiempos. Desde el materialismo imperante, hasta las estructuras sociales como la familia, el matrimonio, la superficialidad y rigidez de las instituciones religiosas, los tabúes sexuales, y en general todo lo que estuviera asociado al formalismo y al cómodo estilo de vida burgués. 

El uso del pelo largo, los signos  de la paz, las ropas coloridas, los temas ambientales, la espiritualidad de oriente, la consciencia del vegetarismo, la vida en comunidad, la tolerancia hacia el mundo homosexual, la liberación femenina y la simpatía hacia las minorías raciales, se extendieron rápidamente. Al punto de que todos esos temas han logrado grandes avances,  relevancia y desarrollo en la consciencia colectiva actual. 

Las ciudades de San Francisco y Nueva York se transformaron en el faro desde donde se expandió dicho movimiento, hacia el resto del mundo occidental. Hoy en día podemos comprobar la importante influencia que tuvo esta corriente, simplemente observando sus efectos en el mundo actual, ya que no debemos olvidar el mundo reprimido, estrecho y convencional que existía hasta antes de la aparición de este gran fenómeno de movilización social y cultural.


Producto de todo esa nueva mirada que generó un total cuestionamiento en el paradigma predominante de la época, es que  se llegó a agosto de 1969, fecha en que se celebró dicho concierto, no solo el mas masivo de la historia, sino también probablemente en el que mas droga se consumió. El LSD, la marihuana y seguramente también otras sustancias se repartieron  gratuitamente a manos llenas en aquellos míticos y multitudinarios 3 días de música, paz y amor.
En el tomaron parte muchos de los mas importantes y relevantes músicos y bandas de aquel tiempo, como The Who, Janis Joplin, Jimi Hendrix, Jefferson Airplane y Crosby, Still, Nash and Young, entre otros. 

Ya en esa época, el uso de la marihuana, como así mismo otras sustancias como el hachís o el LSD, se habían masificado y hecho muy  populares en una parte de la juventud. La que abrazó estos nuevos ideales   pregonando estas nuevas formas y conductas que tanto escandalizaron a las sociedades conservadoras de aquellos tiempos. No debemos olvidar el mundo represivo y lleno de prejuicios morales y religiosos que predominaba por aquellos años.

Siempre todas las cosas y los eventos se pueden mirar desde diferentes ángulos y puntos de vista. Personalmente, aún cuando solo contaba con 12 años cuando ocurrió dicho evento y quizás un par mas cuando pude ver la película, puedo decir que sin lugar a dudas, que ciertamente transformó de manera muy importante la sensibilidad y la manera de ver el mundo y la forma en que llevé mi vida de ahí en adelante.
 
Es muy significativo que la apertura del evento estuvo a cargo de Swami Satchidananda, un alto Gurú,  que había viajado a EEUU con la misión de establecer un puente entre el mundo espiritual de oriente y el mundo material de occidente. El Swami abrió el festival con un mensaje centrado en la paz, la esperanza y la fraternidad; simbolizando la importancia y la necesidad de la unión entre ambos mundos, para lograr los ideales de prosperidad, progreso y bienestar en la humanidad. Coincidentemente la fecha del inicio del festival, también fue la fecha oficial de la Independencia de India, luego de casi 250 años de dominación bajo el imperio inglés.

Y entonces, al cabo de poco tiempo, todo lo que empezó como un sueño idealista por hacer del mundo un mejor lugar, se empezó a derrumbar y a caer a pedazos. Al año siguiente morían Janis Joplin y Jimi Hendrix, dos símbolos de esta cultura, y figuras relevantes del festival, producto de los excesos propios de la falta de control y moderación en los estilos de vida. Presagiando el debilitamiento  del movimiento hippie y los postulados de la contracultura. La música fue decayendo en calidad y contenido, y la creatividad fue dando paso a la banalidad y el mal gusto.  El abuso y todo tipo  de excesos en el consumo de drogas y alcohol fueron haciendo el resto, minando los espíritus irreverentes y llevando de regreso al redil a muchas de aquellas ovejas descarriadas que se atrevieron a rebelarse ante el sistema establecido.

Y así, poco a poco se fue perdiendo y alejando la quimera de un mundo comunitario, donde la paz  y el bienestar común tenían un lugar prioritario, y fue tomando lugar un mundo mucho mas individualista y consumista, donde la mayoría de la gente vive centrada en si misma, y poco importa que le ocurre al vecino. La guerra de Vietnam con todas su secuelas y todo el movimiento pacifista quedó como un lejano recuerdo y hoy podemos ver interminables y crueles conflictos y guerras en muchos lugares del planeta, sin movimientos importantes  que protesten o alcen la voz.
 
Los procesos sociales colectivos ocurren lentamente, y a pesar del retroceso, fue mucho lo que se avanzó en términos de lo que era la conciencia colectiva anterior  a todo esto, y lo que fue luego de este interesante proceso de transformación cultural. 
 
La revolución de las flores y la psicodelia cumplió un rol muy importante en el despertar la conciencia de mucha gente, y evidentemente constituyó un paso adelante hacia la revolución de la Consciencia. Que finalmente es el único proceso que puede llevar a la humanidad a despertar el enorme potencial que subyace en estado latente como una semilla dormida, en las profundidades del Alma y del Ser Esencial.

Es muy cierto que el consumo indiscriminado e irresponsable de cualquier droga o narcótico puede llegar a ser altamente peligroso y dañino para los individuos y las sociedades, y puede producir alteraciones irreversibles en el sistema nervioso, en el aparato psíquico o en el cuerpo físico. De hecho, muchas personas fueron muy dañadas en diferentes formas por el consumo de LSD, como también lo podemos ver en el presente con la cocaína y sus derivados o bien en un  sin número de sustancias sintéticas que tanto mal le causan a tantas personas y al progreso social en general.


Diferentes plantas o sustancias que modifican los estados de conciencia han sido usadas y forman parte importante para  un sinfín de culturas tradicionales en diferentes partes del planeta. Es muy importante recalcar que su uso siempre estuvo regulado y asociado a su uso ceremonial, y siempre fue guiado por personas con amplios conocimientos  y el entrenamiento apropiado para liderar dichas experiencias. Las que poco y nada tienen que ver con el uso indiscriminado, inmoderado y recreacional que predominan en la actualidad. 
 
La liberación producida por uso de dichas sustancias fue muy importante en sus inicios, ya que le permitió a muchas personas experimentar realidades paralelas y trascendentes muy alejadas a todo el paradigma imperante en la época. Pero hay una línea muy sutil y delicada  entre el uso y el abuso, y entonces fácilmente se pasa del remedio al veneno, lo que está muy relacionado con algo tan característico de la sociedad moderna, como lo es la falta de moderación en todas sus formas, y que finalmente lleva a los fatales excesos causantes de tantos males y calamidades.
 
El uso en la forma correcta de las plantas modificadoras de los estados de conciencia, pueden resultar una buena herramienta para el desarrollo y la evolución personal, pero no son el fin en si mismo. Pueden generar importantes aperturas, entregar importantes enseñanzas y trazar nuevos rumbos, pero en modo alguno pueden reemplazar la dedicación, la autodisciplina y los esfuerzos propios de la práctica espiritual de quien quiera progresar en su camino espiritual.
 
Quiera Dios, que  en tiempos no muy lejanos, la humanidad logre el estado de madurez necesario para volver a abrazar los ideales de Amor, Paz y No Violencia, como fueron los sueños y utopías de tantas personas que conformaron e idealizaron los fundamentos de este importante fenómeno social y cultural.
 
 
Related image