Seleccionar página

 

~ El Viaje Místico del Alma ~

 

Nada hay mas puro y sagrado en el ser humano que su propia Alma. El Alma es el templo de Dios, y simbólicamente, se puede decir que en el género humano se encuentra ubicada en el centro del corazón. Esencialmente somos el Alma, todo lo demás viene después. Aún cuando esta verdad tan fundamental y determinante, no goza de mucha popularidad y escasamente la encontraremos mencionada o difundida en la cultura social.

Desafortunadamente parte importante de la humanidad se encuentra desconectada con la realidad de su Alma. Y entonces tenemos que en gran parte del mundo moderno las personas raramente buscan la conexión con su mundo interno, sino que mas bien viven la vida en forma externa, mayoritariamente a través del mundo de las experiencias sensoriales, la ilusión y los deseos transitorios.

Proporcionalmente muy pocas son las personas que se interesan realmente por establecer una conexión con el Ser, que es la expresión o vehículo en que se manifiesta el Alma, en la forma de la Consciencia.

En gran medida el caos en que se encuentra sumida la humanidad en la actualidad, es producto del caos interno en que vivimos sumidos los seres humanos en nuestra vida cotidiana. Desde luego, hay muchas causas para ello, como sistemas educacionales absolutamente deficientes, entendimientos totalmente errados acerca del mundo espiritual, o sistemas políticos aberrantes que privilegian los intereses y ambiciones egoístas de quienes detentan el poder. O bien, el pésimo uso que hacemos de nuestra energía personal, el desarrollo de hábitos malsanos y perniciosos, y algo muy importante, la pérdida de nuestro poder personal. En cualquier caso, la lista es bastante mas extensa.

Pero una causa muy determinante, es la ignorancia o el desconocimiento general de que para encontrar la tranquilidad y la serenidad en nuestra mente, es muy necesario el dedicar parte de nuestro tiempo y nuestra energía en buscar las respuestas esenciales dentro de nuestro interior. Prácticas espirituales como la meditación, la auto indagación, la reflexión interna, la oración o la repetición de mantras, entre otras, pueden ser de gran ayuda, para quienes deseen restablecer la conexión interna. Dicha conexión mística, es el verdadero eslabón para llegar a la verdad de nuestra Alma.

Dios, en su inmensa misericordia estará siempre atento y solícito para ayudar y guiar a todos quienes decidan desde su libre albedrío, transitar el camino del retorno al origen. Para ello derramará sus bendiciones sobre todo buscador sincero, a través de variedad de recursos divinos, tales como la guía los maestros, el apoyo de las energías angélicas, las huestes ascendidas o cualesquiera de sus múltiples poderes y recursos celestiales.

Todos los seres humanos, sin excepción, nos encontramos en diferentes niveles de dicho tránsito o peregrinaje álmico, cada uno a su propio ritmo y su propio tiempo. Aun cuando en su gran mayoría no seamos conscientes de ello.

Finalmente, algún día de glorioso esplendor, llegaremos a experimentar la Consciencia Divina, fin último de la trascendente experiencia de la encarnación en un cuerpo físico.

.

 

https://aguilablancandina.com
@aguilablancaandina.com 
https://www.facebook.com/jorge.herreros.98