Seleccionar página

 

~ El Shamanismo y las Plantas Maestras ~

 

El descubrimiento o la difusión al nivel masivo, si es que cabe el término, de lo que comúnmente se denominan como  Plantas Maestras, o también llamadas Plantas de Poder, es algo relativamente nuevo en el mundo contemporáneo, probablemente no se extienda mas  allá de unos 50 años. En gran medida este hecho de debió en el principio, a la difusión de la  lectura de los primeros libros de Carlos Castaneda, como Las Enseñanzas de Don Juan o Relatos de Poder. De hecho, fuimos muchos los que nos familiarizamos de su existencia por esa vía. Esta situación es muy diferente al caso de los pueblos antiguos, ya que su utilización y su relación con las raíces originales y las consecuentes tradiciones que emanaron de dicho mundo, se remonta a épocas muy lejanas en la noche de los tiempos.

El Plan Divino determinó que en casi todos los rincones del planeta, incluso en los mas apartados, independientemente de situaciones geográficas o climatológicas, proliferaran un sinnúmero de sustancias de carácter mágico-religioso, mayoritariamente bajo la forma de plantas, aunque también  en otras formas. Las que con el paso del tiempo se transformarían en parte relevante e integral de las formas de vida de las culturas originarias que poblaban sus alrededores. Para ellos, la madre naturaleza se extendía con sus brazos abiertos cual gran enciclopedia, la que contenía todos lo conocimientos y saberes necesarios para el desarrollo y el sustento de la vida. Además veían en ella, a la gran proveedora que no solo les generaba con mucha generosidad los alimentos, la vivienda y el vestuario, sino también, una gran botica natural que les aportaba toda clase de remedios y medicinas, tan importantes para el desarrollo, la manutención, el crecimiento y la preservación de cualquier sociedad. 

Podemos pensar de que los primeros seres en tomar contacto con las Plantas Maestras o de Poder, habrán sido los chamanes, nombre genérico que el hombre moderno le asignó a todos aquellos individuos que de una forma u otra llevaban adelante la enorme misión de hacerse cargo de la salud y  la vida espiritual de sus comunidades. Por lo que podemos decir que ellos fueron los primeros médicos, seres que llegaron a ser muy versados y expertos en todos los mágicos secretos de la madre naturaleza y el mundo invisible. Dentro de su amplio repertorio de medicinas, Las Plantas Maestras cumplían funciones muy importantes, tanto en  campo preventivo de las enfermedades, el fortalecimiento del cuerpo físico, la curación de diversos males que aquejaban a sus comunidades o la integración a sus entornos ambientales. Así mismo, cumplían también un importante rol metafísico integrador como mediadores, entre el mundo ordinario y las fuerzas de la naturaleza, los poderes sobrenaturales y el mundo de los espíritus.

Ni aún hoy en día, con todos los adelantos y desarrollos tecnológicos la ciencia moderna, se a llegado al eximio conocimiento que muchos de estos  doctores de la naturaleza poseían respecto de esta profunda y vasta sabiduría. Dentro de tal categoría podemos mencionar algunas de las  mas conocidas, como La Hoja de la Coca, el Tabaco, el Ayahuasca, el Peyote o diversos tipos de hongos. De hecho, ese es solo una pequeña muestra de este gran universo vegetal, ya que existen muchas otras, algunas conocidas, y otras tantas totalmente desconocidas aún por la sociedad contemporánea o la ciencia oficial.

Aún cuando cada una de estas Plantas normalmente posee particularidades y características muy propias y definidas, por regla general, los shamanes o curanderos encargados de oficiar los rituales y ceremonias en que se empleaban dichas herramientas,  debían someterse y cumplir con severas restricciones en el campo sexual, estrictas dietas y ayunos prolongados, baños de purificación, o períodos de intenso aislamiento y silencio exterior

Otro punto muy importante y de alta trascendencia, lo constituían los linajes en que de generación a generación se transmitían estos saberes, lo que por cierto incluía la impartición de rigurosas enseñanzas dictadas y dirigidas por maestros competentes y con amplia experiencia en el manejo de todo lo que implica la interacción con el mundo energético, el plano astral y el mundo de los espíritus. 

En este punto es muy importante comprender la capital importancia de contar con todos los conocimientos y las experiencias necesarias, así como con las alianzas de los mundos sutiles y los poderes intrínsecos de las jerarquías espirituales, para la protección de los espacios dimensionales que se abren cuando se trabaja en estos contextos. Las fuerzas oscuras se mueven a sus anchas en estos espacios, son muy poderosas, altamente peligrosas, y por lo general cuentan con muy malas intenciones. Ademas, obviamente conocen muy bien su trabajo de sembrar caos y confusión, y desde luego, suelen ser muy cautivantes y seductoras para las personas de espíritu débil y con tendencias a la arrogancia, la envidia, la hipocresía o la deshonestidad.  De hecho, sus perversas influencias, son las responsables de la mala fama y el descrédito que tienen muchas personas acerca de estas formas tradicionales de impartir curación.

También es muy importante el señalar que el uso antiguo y sacramental de las Plantas Maestras, siempre estuvo asociado a los complejos procesos de curación no solo del cuerpo físico, sino que también de las envolturas sutiles, los campos energéticos, los males psicológicos, las fuerzas diabólicas y las diversas patologías espirituales. Para el éxito de tales propósitos la preparación, el entrenamiento y el conocimiento del shaman o del curandero oficiante, resulta obviamente fundamental.

En la actualidad, el uso de este tipo de sustancias esta muy difundido en algunos círculos de diversa naturaleza, lo que de por si, no tiene nada de censurable. El problema mas bien radica en que  desafortunadamente, son escasas las personas que realmente se encuentran verdaderamente preparadas para impartir  estos conocimientos, con la debida experiencia y la diligencia en el manejo de estas  poderosas energías. Cualquiera de este tipo de trabajos y elevadas funciones, requieren de altos standard de seguridad por la enorme responsabilidad que ello representa.

Por otro lado, carácter recreacional con que se aborda estos delicados temas en determinados círculos, se encuentra muy alejado de las verdaderas tradiciones y los propósitos del mundo espiritual que rodea estas antiguas y nobles prácticas. Debemos recordar que su uso estaba determinado por rituales o ceremonias con límites y alcances muy definidos, y se usaban solo cuando se hacía necesario. En este mágico y sobrenatural mundo, es muy importante el comprender la amplia frontera que separa al uso adecuado, discrecional y protegido, respecto del abuso desmedido, des prolijo y falto de consciencia. Lo primero constituye un gran remedio o medicina, lo segundo un peligroso veneno.

Para ejemplificar esta situación,  podemos imaginar que nadie en su sano juicio acudiría a un médico, si es que este antes no hubiera estudiado y obtenido su grado universitario luego de largos años de esfuerzo, estudio y  prolongada práctica de acuerdo a su especialidad.  Lo cual incluso aún no garantiza la calidad del médico, ya que además cualidades  o atributos tales como las buenas intensiones, el buen carácter, la pureza interior, el refinamiento espiritual, la nobleza de principios, o el talento natural, son finalmente lo que define las características de un buen médico. Si observamos lo que ocurre en la sociedad actual, veremos que muchos cumplen con lo primero, y muy pocos con lo segundo. Esto por cierto, que también es muy válido y aplicable en la antigua ciencia de las Plantas Maestras.

Adicionalmente a su amplio espectro medicinal, cumplen un rol relevante en el mundo de la consciencia, ya que cuando son utilizadas con respeto y reverencia, pueden significar una ayuda impagable en el campo del desarrollo espiritual. A través de visiones, sensaciones o  intuiciones se puede recibir mucha información importante para nuestro desarrollo personal, así como mensajes relevantes en cuento a nuestras fortalezas y debilidades, o los cambios y correcciones que serían convenientes efectuar para vivir una vida con mas armonía, mayor éxito y tranquilidad interior. Todo esto, siempre determinado y adaptado al nivel evolutivo y la comprensión de cada cual.

En forma análoga a el caso de un profesor universitario de cualquier cátedra que imparte sus enseñanzas y lo deberes requeridos de acuerdo a los niveles de sus alumnos, es responsabilidad del estudiante el hacer los esfuerzos y las tareas  necesarias que lo llevarán al siguiente nivel. Eso es importante de comprender, ya que se suele ver personas un tanto inocentes, que creen que por el solo hecho de participar en rituales de esta naturaleza, superaran todos sus problemas y sus debilidades. En forma clara, esto significa, que las Plantas Maestras nos pueden ayudar a encontrar el camino, nos pueden proporcionar mucha inspiración y consejos apropiados, pero en modo alguno caminarán por nosotros.

Someramente en los siguientes párrafos haremos mención de tres ejemplos significativos, acerca de las fatales consecuencias que pueden llegar a ocurrir cuando usamos estas poderosas herramientas, con falta de respeto, ignorancia y oscuras intenciones.

Tenemos el caso del Tabaco, ciertamente una gran Planta Maestra de enorme relevancia y poder  en el mundo del curanderismo precolombino, y con amplios poderes medicinales y shamánicos en muchas direcciones. El Tabaco, fue introducido en Europa luego de la llegada de Colón a las costas americanas, donde prontamente se convirtió en una moda y un snobismo de salón por parte de la aristocracia de la época. Al cabo de algún tiempo llegaría a convertirse en un millonario negocio de las compañías tabacaleras, las  que irresponsablemente para llenar sus arcas, no trepidaron a través de gigantescas campañas de publicidad engañosa en instigar su consumo indiscriminado y sin límites. El resultado esta a la vista, una gran catástrofe social, millones de personas crónicamente enfermas, sufrimiento al por mayor y mucha muerte desgraciada.

Algo similar ocurrió con las Hojas de Coca, también una gran medicina ancestral de amplio espectro en parte importante del mundo andino, también con múltiples y variadas aplicaciones tanto medicinales como ceremoniales, así como de importancia vital en la vida cultural de dichas comunidades. El resultado fue muy similar, el diablo metiendo su cola, unos pocos enriqueciéndose en forma ruin e ilícita a causa del sufrimiento y la perversión provocada por la epidemia de la cocaína. En suma, muerte y violencia por doquier, y millones de personas padeciendo las consecuencias de transgredir las leyes espirituales bajo las que operan estos principios. 

El mundo del Ayahuasca, medicina ancestral muy poderosa, compañera inseparable por milenios de las tribus de las cuencas amazónicas, también a debido padecer las consecuencias de la ignorancia con que a sido tratada debido a la falta de respeto y reverencia con que la a abordado el mundo moderno. Hoy en día un próspero negocio para muchas personas irresponsables,  sin escrúpulos y que con absoluto desconocimiento de las raíces y fundamentos en que se sostiene esta ciencia ancestral y sagrada, las que no solo son responsables de la actual mala reputación de esta noble medicina, sino del daño causado a muchas personas inocentes y cautas que han caído en la manos de dichos personajes. Nuevamente aquí podemos ver actuando a las fuerzas oscuras en diferentes formas, tanto en forma sutil, como explícita, con todos los peligros que de ello se deriva.

El uso correcto, responsable y respetuoso de las Plantas Maestras puede traer mucho beneficio, progreso y evolución a quienes las busquen y procedan con humildad y reverencia. Nunca debiéramos olvidar de que cumplen con un elevado propósito,  tienen un alto sitial en el mundo espiritual y que son una fuente de mucha curación e inspiración para muchísimas personas. Además de ser un gran contribución que con gran generosidad nos a legado la creación Divina; finalmente depende de nosotros mismos el buen o mal uso que de ellas hagamos.

Estas líneas  han sido escritas con mucha reverencia, consideración y gratitud hacia todos los poderes y los espíritus tutelares que han sido los grandes guardianes de estos conocimientos arcanos, tanto en el pasado como en el presente.  Y también como un homenaje hacia todos aquellos quienes han brindado su vida y sus esfuerzos en beneficio de ayudar al prójimo a progresar y superar sus dificultades, constituyendo una invaluable ayuda en la expansión y  la conservación de las nobles prácticas del curanderismo blanco. 

 

Image result for soplada de tabaco solon tello

Mi gran Maestro, Don Solón Tello Lozano

~ Si te gustó el artículo, con mucho respeto, me haces un gran favor compartiéndolo ~
 
~Namaste ~