Seleccionar página

 

~ El Ser Superior y el Ser Inferior ~

 

La vida del ser humano, transcurre en una permanente oscilación y enfrentamiento entre las tendencias e inclinaciones ascendentes que conducen hacia las alturas del Ser Superior, y las descendentes, propias de la naturaleza inherente y fría del ser inferior.

Cuando predominan las primeras, experimentamos la vida en forma expansiva alegre y virtuosa, y en forma espontánea se desarrolla la propensión hacia la generosidad, la humildad, la empatía, el servicio, la serenidad y la plenitud. En ese caso, la vida florece, el espíritu eleva su vibración y nos encaminamos hacia el cumplimiento del Plan Divino.

En el caso contrario, la vida se transforma en una permanente experiencia de contracción, donde predomina la predisposición hacia la limitación, la estrechez, la carencia afectiva y la infelicidad. Tal tipo de vida, se encuentra forzosamente encadenada a los pesados sentimientos y emociones propias del egoísmo, la avaricia, los celos, el orgullo, y en general, de todas aquellas tendencias negativas asociadas a la ignorancia espiritual.

 

Para llevar una vida sana, saludable y expansiva es absolutamente necesaria la práctica espiritual. Sin práctica no hay progreso, así de simple. Muy bien saben de esto, todas aquellas personas que con regularidad y disciplina realizan prácticas tales como la meditación, la oración, se alimentan en forma correcta, practican disciplinas físicas acorde a sus capacidades, o bien, buscan la asociación con personalidades sabias y santas, entre otras. Dichas personas se caracterizan por el entusiasmo, el valor y la entereza, con que cada día enfrentan en forma positiva las vicisitudes y pruebas que la vida inevitablemente les pone por delante.

Al fin de cuentas, el grado de consciencia de si mismo que desarrolle cada persona, será el factor fundamental que determinará la dirección o la senda por la que habrá de caminar. Tanto el Ser Superior, como el ser inferior, están al alcance de cada cual. Hay muchas opciones, dentro del enorme y caudaloso potencial que en forma seminal se encuentra latente en el origen y la esencia Divina del Ser Humano.

~ Águila Blanca ~

Jorge Herreros
https://aguilablancandina.com
www.facebook.com/jorge.herreros.98