Seleccionar página

 

~ Consciencia Superior ~
.
La vida del ser humano, transcurre en una permanente oscilación y constante confrontación entre las tendencias e inclinaciones ascendentes que conducen hacia las cálidas y refrescantes alturas del Ser Superior; y las descendentes, propias de la naturaleza inherente fría y gélida del ser inferior. En eso consiste básicamente la eterna lucha entre el bien y el mal, o bien, si se quiere entre la Luz y la oscuridad.
.
Cuando predominan las primeras, experimentamos la vida en forma expansiva alegre y virtuosa; y en forma espontánea se desarrolla la propensión hacia la generosidad, la humildad, la empatía, el servicio, la serenidad y la plenitud. En ese caso, la vida florece, el espíritu expande su vibración, la consciencia se universaliza, y gradualmente nos encaminamos en forma segura hacia el propósito álmico del cumplimiento del Plan Divino.
.
En el caso contrario, la vida se transforma en una permanente experiencia de contracción, donde predominan las predisposiciones hacia la limitación, los miedos, la estrechez, la carencia afectiva y la infelicidad. Tal tipo de vida se encuentra forzosamente encadenada a los pesados sentimientos y emociones propias del egoísmo, la avaricia, las tentaciones, los celos, el orgullo, la avaricia, y en general, de todas aquellas tendencias negativas asociadas a la ceguera e ignorancia espiritual.
.
Para llevar una vida sana, saludable y pletórica, es absolutamente necesaria la práctica espiritual. Sin práctica no hay progreso, así de simple. Muy bien saben de esto, todas aquellas personas que con regularidad y disciplina realizan prácticas tales como la meditación, la oración, se alimentan en forma correcta, practican disciplinas físicas acorde a sus capacidades, o bien, buscan la asociación con personalidades sabias y santas, entre otras cosas. Dichas personas se caracterizan por el entusiasmo, el valor, la esperanza y la entereza, con que cada día enfrentan en forma positiva las vicisitudes y pruebas que la vida inevitablemente les pondrá por delante.
.
Al fin de cuentas, es el grado de consciencia de sí mismo que desarrolle y alcance cada persona, el factor fundamental que determinará la dirección, el destino y la senda por la que habremos de caminar. El burdo estilo de vida basado en el espejismo resumido en la frase: “Comer, beber y ser feliz”; quizás pueda sonar muy atractivo para muchos, pero realmente sus consecuencias serán muy desgraciadas y lamentables.
.
Tanto él Ser Superior, como el ser inferior, forman parte de la estructura de la personalidad humana; de hecho, son sus extremos. Por lo tanto, dependerá del grado de consciencia de cada cual, la proximidad o cercanía del uno o el otro. Hay muchas opciones, dentro del enorme y caudaloso potencial que en forma seminal se encuentra latente en el origen y la esencia Divina del ser humano.
.
~ Águila Blanca ~
.
🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹